lunes, 18 de mayo de 2020

EL SÍNDROME DE LA CABAÑA


  EL SÍNDROME DE LA CABAÑA


Llevamos dos meses de confinamiento, metidos en casa más horas de las que nos gustaría y sin la libertad de movimientos que en cualquier momento nos apeteciera.


Poco a poco se va abriendo la mano y nos permiten movernos un poquito, salir de casa, tomar el aire, pasear, correr pero de pronto, cuando tenemos la oportunidad de abrir la puerta de nuestra casa, nos invade un miedo a "lo desconocido". Tras la puerta sentimos que el virus nos acecha, como si nos estuviera esperando pacientemente a que bajemos la guardia.


Algunos nos pertrechamos de lo necesario y nos lanzamos a la calle, sintiéndonos como pececillos que se trasladan dentro de su pecera para que en el camino no nos falte el agua necesaria para "respirar" y que nuestra salida no sea "peligrosa". Mascarilla, guantes, gel hidroalcohólico, distancia de seguridad, lavado de ropa... en un intento de control absoluto de la situación.


Otros se lanzan a la calle como si no fuera con ellos, se reúnen, se besan, se acercan, van, vienen, demostrando que su mecanismo de negación está en pleno auge en su psiquis.


Y hay otras personas que cuando han abierto la puerta de sus casas, han sentido un vértigo similar al de mirar hacia abajo en cualquier mirador natural de los Fiordos Noruegos y les han provocado tal grado de ansiedad que han tenido que cerrar la puerta para intentarlo en otro momento y se han hecho conscientes de que se mueven en tierras movedizas y cuanto más se mueven, más se hunden. El inconveniente de esta situación es que, a parte de sentir impotencia, ansiedad e incluso depresión, podemos llegar a desarrollar una agorafobia.


Por tanto, mi consejo es que intentéis salir cada día un poquito, progresivamente, un día en el rellano de la escalera, otro, bajo un tramo de la escalera, y subo, respirando, controlando nuestros pensamientos catastrofistas, que no son verdaderos (porque la mente miente en la mayoría de los casos), hasta llegar al portal y a partir de ahí, alejarse un poco de "nuestra cabaña".


Debemos tener en cuenta que la velocidad en asimilar el cambio depende de cada persona, así que si vas a acompañar a alguien en este proceso, debes respetar su velocidad, intentando empujar un poco, pero no obligando a lo que no se esté preparado y por último, me gustaría que fuéseis conscientes de que cabe la posibilidad de que necesites tratamiento psicológico para afrontar esta situación. Si es así, no lo dudes, no temas porque al final te alegrarás.

martes, 12 de mayo de 2020

PROTOCOLO PARA PACIENTES


 





PROTOCOLO DE SEGURIDAD DEL COVID-19 PARA PACIENTES

Cuando coja una cita, le van a preguntar, su terapeuta o personal de administración, si pertenece a alguno de los siguientes grupos de riesgo:
·        * Mayores de 60 años
·         * Enfermedad cardiopulmonar (incluida hipertensión)
·         * Enfermedad hepática crónica
·         * Enfermedad pulmonar crónica
·         * Enfermedad renal crónica
·         * Enfermedad neurológica o neuromuscular crónicas
·         * Inmunodeficiencia (incluyendo VIH)
·         * Diabetes
·         * Cáncer
·         * Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia
·        Haber estado los últimos quince días con personas con diagnóstico positivo de COVID-19 o sospecha del mismo.

En cuyo caso no acudirá a consulta presencial, podrá continuar su tratamiento por medios virtuales.
La sala de espera no se puede usar por lo que no podrá venir acompañado. En el caso de los niños sus padres no podrán permanecer en el centro mientras que el niño/a recibe su tratamiento. 

Antes de venir a la consulta tómese la temperatura. En caso de que sea superior a 37º debe suspender la cita inmediatamente.
Traiga su equipo de protección individual (guantes, máscara y/o mascarillas).
No traer bultos, bolsas o bolsos, en caso de traer bolso que sea reducido porque no podrá dejarlo en ningún sitio.
Se trata de tocar lo menos posible.

Al entrar en el centro.
Se le invitará a limpiarse las manos con gel hidroalcohólico. En caso de no disponer de ellos, en la consulta se le facilitará guantes, mascarilla y máscara de protección facial.
Se limpiará los zapatos, o se usaran patucos.
Se recomienda no usar el ascensor. Evitar tocar el pasamano de la escalera.
Nos encontrarán con bata como una de las medidas de higiene que vamos a usar para la protección de todos. Como sabéis no es nuestra forma habitual de trabajar pero nos parece una medida de higiene necesaria, así como la sustitución de parte del mobiliario por otros de más fácil limpieza.
Dispondremos de pantallas y separación de dos metros que vamos a respetar.
Siga las recomendaciones higiénicas que muestran los carteles informativos que encontrará en la sala de espera.
Para circular por la consulta, siga el camino dibujado en el suelo en la dirección que refleja. Respete las distancias de seguridad señalizadas.
Por medidas de seguridad, el acceso al baño queda restringido al personal del centro, téngalo en cuenta a la hora de acudir a consulta.
Vamos a limpiar dos veces al día e higienizar y ventilar después de cada sesión. También vamos a higienizar los materiales que vamos a utilizar. No se va a encontrar con otros pacientes o terapeutas ya que los pacientes se citan de forma que no se encuentren.
Agradecemos que abone la sesión con tarjeta de contacto o por transferencia bancaria. Evite el pago en efectivo.
Gracias por su comprensión, todos nos estamos acostumbrando a estas formas excepcionales debidas a la pandemia Covid-19.
No olvide que podemos continuar de forma virtual.